Los implantes dentales son una magnifica solución para las personas que sufren con dientes quebrados, dañados y también con la falta de dientes. Los implantes dentales tienen como resultado una sonrisa de belleza natural.

Los implantes dentales son insertos de aleación de titanio diseñados para colocarse en la mandíbula, donde actúan como raíz de un diente. Los implantes dentales apoyan eficazmente las coronas, puentes fijos o prótesis dentales.
El titanio es un material fuerte, ligero y se emplea en los implantes dentales por su capacidad de vincularse sin problemas con el hueso.

La edad no es un factor limitante para los implantes dentales, por que cada persona es diferente cuando se trata del crecimiento de los huesos. Los implantes dentales se colocan en el hueso de la mandíbula, por lo que el factor importante es el crecimiento del hueso. En general, los niños y adolecentes no son candidatos para los implantes dentales, porque sus huesos aún se están formando y creciendo.

El tiempo de curación después de someterse a implantes dentales puede tomar hasta 6 meses, pero en algunos caso cuando el implante se realiza muy pronto después de la cirugía, la recuperación puede tomar hasta 1 año.

Tipos de Implantes Dentales.
La mandíbula tiene un papel muy importante en cuanto a los tipos de implantes dentales que se utilizan. Los principales tipos de implantes dentales son los siguientes:

Implantes dentales con injerto óseo. Cuando el hueso de la mandíbula es corto y estrecho, puede ser casi imposible colocar un implante dental con forma de raíz, por lo que el área de la mandíbula se debe reforzar con un injerto óseo. De esta forma se podrán instalar los implantes dentales con forma de raíz.